Está aquí: Inicio Artículos "De Miquel Roca a Albert Rivera", por Feliciano Correa

"De Miquel Roca a Albert Rivera", por Feliciano Correa

Publicado en el diario HOY, el día 17 de marzo de 2015.
Página 18.

De Miquel Roca a Albert Rivera
Feliciano Correa

Conocí a Miquel Roca con motivo de la creación del Partido Reformista Democrático (PRD), del cual fui responsable en la provincia de Badajoz hasta su desastroso resultado electoral en 1986, al no lograr representación parlamentaria. El Reformismo consiguió entonces reclutar buenas cabezas; ahí estaba Antonio Garrigues Walter como presidente, Florentino Pérez como secretario General, Federico Carlos Sainz de Robles (número uno al congreso por Madrid), Justino de Azcárate, Rafael Arias Salgado, Pilar del Castillo… Encabezaba la candidatura por Badajoz el inteligente Miguel Ángel Arroyo, que fue subsecretario del Ministerio de Educación con el extremeño Juan Antonio Ortega Díaz-Ambrona. Roca sentía un especial apego por esta provincia, pues había realizado sus prácticas de alférez de complemento en el regimiento de Sancha Brava, en la carretera de Valverde de Leganés.

Trabajamos de lo lindo. Por oficio de historiador sabíamos algunos que la idea de integrar por un cauce político inteligente los anhelos reivindicativos de Cataluña, haciéndole sitio en un proyecto nacional, podrían resolver en gran parte el viejo contencioso. El lema del PRD era “La otra forma de hacer España”, subrayando diferencias con aquella Alianza Popular de los siete magníficos, líderes reconfortados en la nostalgia franquista con empleos postineros y de largo recorrido en coche oficial.

Los que con él participamos en la “Operación Roca” conocíamos que la idea de Francesc Cambó, que fue ministro con Antonio Maura, al elaborar un pacto sin recelos, podría hacer sitio ahora al nacionalismo catalán en un proyecto de todos, evitando las desconfianzas y los tópicos del separatismo y desterrando aquellos viejos excesos verbales de Prat de la Riva y otros.

Pero tal ilusión por solventar ese problema endémico halló los mayores adversarios en gente cercana. Alfonso Guerra, todopoderoso vicepresidente del Gobierno, cocinó toda la estrategia electoral para derribar las posibilidades de éxito del PRD, forzando la presencia de Roca en los telediarios y en los reportajes electorales, siempre hablando catalán, dando así al proyecto reformista un sesgo “extranjero”.

Tampoco fue posible en tal encrucijada la presencia fuerte de una propuesta alternativa que encajara entre el socialismo y la derecha, y que hubiera sido realidad si llega a cuajar el pacto CDS de Adolfo Suárez con el PRD de Miguel Roca. Pasado el tiempo, hoy como ayer, no se ha sustanciado tampoco el acuerdo entre UPyD con Ciudadanos para crear un gran partido de centro.

Y como no aprendemos de nuestra historia, asistimos a la torpeza de ver conductas estrambóticas en algunos rancios militantes que, con tal de hacer méritos ante su señorito para prorrogar el momio, no les importa emplearse en el desatino. Su burricie en el calentón electoral les nubla la inteligencia.

De tal guisa y compostura bien trajeada se nos presenta Antonio Sanz, todo un Delegado del Gobierno de la mayor comunidad autonómica de España; en efecto el líder del PP de Cádiz, andaluz y excluyente, viene a extender salvoconductos de legitimidades para la gobernación en su tierra, desechando a los que no les gusta, como los viejos caciques señalaban a quienes por no caerles bien en su modo de servirles, le suspendían del rancho sabatino en la puerta trasera del convento. El delegado andaluz pretende excluir a Ciudadanos y afirma sin rubor “no quiero que a Andalucía se le mande desde Cataluña, no quiero que mande un partido que se llama Ciutadans”. Otra vez Ricardo de la Cierva podría escribir su afamado artículo “Error, inmenso error”. El ciudadano Sanz no quiere al ciudadano Albert, y yo le pregunto ¿dónde estabas, figura, cuando tu paisano cordobés Pepe Montilla, fue nombrado president de la Generalitat de Catalunya, que nada dijiste? Y ahora, con el desparpajo que siempre delata el afán de notoriedad, te atreves a rechazar la integridad política de Rivera y de los suyos para participar de la gobernación de Andalucía, queriendo ignorar que desde su soledad parlamentaria y sin otros apadrinamientos políticos ni financieros se ha peleado con un valor cívico impecable para poner en su sitio a los todopoderosos burgueses de Convergencia, logrando nadar sin mancharse entre el fango blanqueado en paraísos fiscales y las vergüenzas de los tantos por ciento de trinque para la financiación ilegal de los partidos y el provecho particular.

Con tal postura el mozo andaluz le regala pólvora a los excesos nacionalistas; así ahora al eslogan de “España nos roba” pueden con fundamento agregar el de “España no nos quiere”.

Y todo esto se atreve a decirlo el delegado Sanz cuando todavía no hemos visto desde otros partidos constitucionalistas ofrecer un argumentario histórico y emocional que apuntale razones para que Cataluña siga siendo parte de España. El silencio de quienes tienen mayorías en la cámara de la carrera de San Jerónimo deja vacías las cartucheras verbales de aquellos catanes que esperan razones para apuntalar a la ley, porque sólo la ley es poca cosa en este debate de tanto calado. Mucha gente del PP censurará al delegado andaluz porque saben que faltan palabras razonadas desde los principales partidos para contraponer al bombardeo bien financiado que a diario se despliega desde el nacionalismo a fin de descuartizar el modelo consensuado del 78.

Dice el refrán que en la mesa y en el juego se conoce al compañero. Debería incluirse en el dicho que “también en la campaña electoral”. ¡Te has lucido Sanz¡ Pareciera como si te traicionara el subconsciente y resucitaras los viejos modos excluyentes de una tierra donde el caciquismo y la pernada se ejercitaron de manera tan cruel. Hay torpezas que parece imposible puedan salir de un responsable público. Ojala alguien tome nota de semejante desatino y ponga al delegado en su sitio, es decir, fuera de la delegación desde donde representa al gobierno de España.

Noticias

Está aquí: Inicio Artículos "De Miquel Roca a Albert Rivera", por Feliciano Correa

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Política de Cookies

Este sitio web, al igual que la mayoría de los sitios en Internet, usa Cookies para mejorar y optimizar la experiencia del usuario. A continuación encontrarás información detallada sobre qué son las "Cookies", qué tipología utiliza este sitio web, cómo puedes desactivarlas en tu navegador y cómo bloquear específicamente la instalación de Cookies de terceros.

¿Qué son las Cookies?

Las Cookies son archivos que el sitio web o la aplicación que utilizas instala en tu navegador o en tu dispositivo (Smartphone, tableta o televisión conectada) durante tu recorrido por las páginas o por la aplicación, y sirven para almacenar información sobre tu visita. Como la mayoría de los sitios en internet, los portales web de Vocento utilizan Cookies para:

Recopilar información estadística anónima, como qué páginas has visto o cuánto tiempo has estado en nuestros medios.
El uso de Cookies nos permite optimizar tu navegación, adaptando la información y los servicios ofrecidos a tus intereses, para proporcionarte una mejor experiencia siempre que nos visites.

Las Cookies se asocian únicamente a un usuario anónimo y su ordenador/dispositivo y no proporcionan referencias que permitan conocer datos personales. En todo momento podrás acceder a la configuración de tu navegador para modificar y/o bloquear la instalación de las Cookies enviadas, sin que ello impida al acceso a los contenidos.

¿Por qué son importantes?

Desde un punto de vista técnico, permiten que los sitios web funcionen de forma más ágil y adaptada a las preferencias de los usuarios, como por ejemplo almacenar el idioma, la moneda del país o detectar el dispositivo de acceso.
Establecen niveles de protección y seguridad que Impiden o dificultan ciberataques contra el sitio web o sus usuarios.
Permiten que los gestores de los medios puedan conocer datos estadísticos recopilados en las Cookies para mejorar la calidad y experiencia de sus servicios.
Sirven para optimizar la publicidad que mostramos a los usuarios, ofreciendo la que más se ajusta a sus intereses.

¿Cuáles son los diferentes tipos de Cookies?

Las de sesión expiran cuando el Usuario abandona la página o cierra el navegador, es decir, están activas mientras dura la visita al sitio web y por tanto son borradas de nuestro ordenador al abandonarlo.

Las permanentes expiran cuando se cumple el objetivo para el que sirven o bien cuando se borran manualmente, tienen fecha de borrado y se utilizan normalmente en proceso de compra online, personalizaciones o en el registro, para no tener que introducir nuestra contraseña constantemente.


Por otro lado, según quien sea la entidad que gestione el equipo o dominio desde donde se envían las cookies y trate los datos que se obtengan, podemos distinguir entre Cookies propias y de terceros.

Las Cookies propias son aquellas Cookies que son enviadas a tu ordenador y gestionadas exclusivamente por nosotros para el mejor funcionamiento del Sitio Web. La información que recabamos se emplea para mejorar la calidad de nuestro servicio y tu experiencia como usuario.

Si interactúas con el contenido de nuestro Sitio Web también pueden establecerse cookies de terceros (por ejemplo, al pulsar botones de redes sociales o visionar vídeos alojados en otro sitio web), que son aquellas establecidas por un dominio diferente de nuestro Sitio Web. No podemos acceder a los datos almacenados en las cookies de otros sitios web cuando navegues en los citados sitios web.


¿Cómo puedo configurar mis Cookies?

Al navegar y continuar en nuestro Sitio Web estará consintiendo el uso de las Cookies en las condiciones contenidas en la presente Política de Cookies.

En cualquier caso le informamos de que, dado que las Cookies no son necesarias para el uso de nuestro Sitio Web, puede bloquearlas o deshabilitarlas activando la configuración de su navegador, que le permite rechazar la instalación de todas las cookies o de algunas de ellas. La práctica mayoría de los navegadores permiten advertir de la presencia de Cookies o rechazarlas automáticamente.

Si las rechaza podrá seguir usando nuestro Sitio Web, aunque el uso de algunos de sus servicios podrá ser limitado y por tanto su experiencia en nuestro Sitio Web menos satisfactoria.

A continuación te indicamos los links de los principales navegadores y dispositivos para que dispongas de toda la información para consultar cómo gestionar las cookies en tu navegador.

Internet Explorer™ :

Versión 5
http://support.microsoft.com/kb/196955/es


Versión 6
http://support.microsoft.com/kb/283185/es


Versión 7 y 8
http://windows.microsoft.com/es-ES/windows-vista/Block-or-allow-cookies


Versión 9
http://windows.microsoft.com/es-ES/windows7/How-to-manage-cookies-in-Internet-Explorer-9


Safari™:
http://support.apple.com/kb/PH5042?viewlocale=es_ES


http://support.apple.com/kb/HT1677?viewlocale=es_ES

Google™
https://support.google.com/chrome/answer/95647?hl=es&hlrm=en

Firefox™:
http://support.mozilla.org/es/kb/cookies-informacion-que-los-sitios-web-guardan-en-?redirectlocale=en-US&redirectslug=Cookies

Opera™ :
http://help.opera.com/Windows/11.50/es-ES/cookies.html

Android
http://support.google.com/android/?hl=es

Windows Phone
http://www.windowsphone.com/es-ES/how-to/wp7/web/changing-privacy-and-other-browser-settings

Blackberry
http://docs.blackberry.com/en/smartphone_users/deliverables/18578/Turn_off_cookies_in_the_browser_60_1072866_11.jsp

Si deseas información adicional sobre cómo configurar las Cookies detallada por proveedor o administrar tus preferencias, visita el portal Your Online Choices.