Está aquí: Inicio Artículos La sumisión de las masas 2014-03-03

La sumisión de las masas 2014-03-03

Artículo publicado en HOY, diario de Extremadura, el día 3 de marzo de 2004. Pág. 24:.

 

LA SUMISIÓN DE LAS MASAS

Feliciano Correa

La mayor parte de nosotros desaparecerá sin dejar en la memoria colectiva rastro alguno. Seremos aludidos sólo como parte de un tiempo, como pieza de una generación sufridora que cabalgó a la grupa de los siglos XX y XXI, como testigos de una catarsis social y pórtico de un cambio profundo.

Para situarnos diré que al concluir la II Guerra Mundial en 1945, las naciones ganadoras entendieron que los enormes abusos comenzados en el XIX por la rapiña enriquecedora que se inició en la revolución industrial, debería guardar ciertas formas para evitar la venganza de unas masas que se sintieron pieza y carne barata de empresas mata-obreros y patronos abusivos. A fin de disimular tan mala fama se van a inaugurar maneras distintas de comunicación con las clases obreras, a lo que se llamó neo-capitalismo. El mismo consiste en asumir en los nuevos modelos de relación laboral y de organización cívica, algunas de las reivindicaciones que la nueva izquierda había venido pidiendo desde su nacimiento en el año 1879, cuando Pablo Iglesias presentó su partido de clase obrera, socialista y marxista, pues el empuje del socialismo logró herir de modo significativo el lucro abusón del capital. Pero tras la paz de 1945, la enorme habilidad del poder político amancebado con el poder económico, va a propiciar una clase de abusos más sutiles. Por un lado la subvención encubierta a quienes logran hacer verdad el abrazo de las leyes con el negocio y, por otra parte, el mantenimiento de prebendas que se harán posibles por la mecánica de una precisa ingeniería financiera. A ello se unirá un vigilancia en la ciudadanía gracias al control que facilitan los sistemas informáticos; una electrónica manejada desde las cúpulas que será capaz de crujir a los autónomos y clases medias, sin apenas conocerse en tal proceder ni la compasión ni la solidaridad.

De tal forma que hemos llegado a asumir, como si narcotizados y aborregados estuviéramos, un atenazamiento sin precedentes. En esta situación el mundo occidental que gobierna engatusando con ciertas cotas de bienestar, logra mantener diferencias sociales de escándalo viendose a los mandamases del cotarro alcanzar sin rubor beneficios de afrenta; mientras cerca de ellos honrados ciudadanos no pueden hacer frente a la renta de sus casas, ni al recibo de la luz, ni tomar todo los días comida caliente.

El viejo súbdito que conocimos en el Antiguo Régimen logró alcanzar la categoría de ciudadano con los mentores del Siglo de las Luces, la Ilustración y la Revolución Francesa; aquellos pensadores creyeron que la cultura podía acabar con la tiranía y la ignorancia. Fue un gran paso sin duda, pero lo que resultaba inimaginable para cualquier profeta de la sociología era adivinar que el siglo XXI produciría generaciones de consumidores que, como abejas domesticadas, madrugarían cada jornada para ganar lo que luego se les escapa por las rendijas de los impuestos descomunales; todo manejado con deliberación y cálculo para que las obreras de la gran colmena no se escapen y dejen el fruto de su brega en las arcas que sostienen a legiones de zánganos y convidados. Tal desatino es posible porque los mismos recaudares, prestamistas, capitostes bancarios y consejeros de administración, son lo que dictan las leyes para engordar sus bolsas, viéndose como cosa tan normal la puerta giratoria para pasar del poder ejecutivo o legislativo a otros poderes fácticos, sujetos al slogan y al pasteleo cortesano de "hoy por ti y mañana por mí". Con tal canje entre mutuos benefactores, los beneficios se consolidan en la liturgia de la brega parlamentaria, aunque luego se exhiban enfrentamientos desde las distintas bancadas.

En esos graderíos vemos a diario cómo los más pintureros e influyentes cofrades de una clase pudiente y blindada engordan sus fortunas, merced al duro trajinar sacrificado de las clases con menos posibles. Mientras, cerca de ellos, se les aplica la cortedad alimenticia y las medicinas tasadas a los pensionistas, que han de elegir entre usar la tarjeta electrónica en la farmacia o pasarse a comprar la leche para los nietos. Sorprendidos primero pero acostumbrados luego, estamos asistiendo a un sistema de tribus con el logotipo tatuado en el carné, que exhiben sus excesos sin rubor alguno porque, y tienen razón, sus fechorías están dentro de la ley, que prepararon desde el escaño antes de pasar a los butacones mullidos del consejo de administración. En este escenario la moral se ajusta a la legalidad, aunque ésta sea ilegítima, de tal modo que el resultado es practicar una moral pervertida y laxa. Con tal modelo, que haría expulsarlos a palos del templo de la democracia si un nuevo Galileo surgiera entre nosotros, los unos y los otros, los democristianos y los socialdemócratas, se han hermanado en el trinque como cachorros mamones de una misma camada. Vemos como los capitostes deshonestos se reparten millones sin pudor, e incluso quienes han arruinado por sus abusos a las entidades financieras haciendo astillas a los clientes modestos, siguen asidos al cordel del presupuesto público que asume la quiebra. Esos mismos chorizos al salir de la ruina, reciben cuantiosas indemnizaciones porque, con la ley de su parte, previamente diseñaron el paraguas con beneficiosas cláusulas, de tal modo que quienes estrujaron hasta ahogar al banco donde fueron colocados por sus amigotes, son increíblemente premiados. Hace unas pocas semanas este mismo diario publicaba un reportaje sobre los comedores sociales, donde una madre narraba que baja las persianas pronto, para que sus hijos se vayan a la cama antes, porque no tiene dinero para darles de cenar. Y esto no sucedía en Biafra o Burkina Faso, sino en un barrio cercano. Todo esto es contemplado con vergüenza verdadera por modestos políticos honestos y ejecutivos decentes, a los que repugnan las fechorías de esos correligionarios que todo lo pueden y casi todo lo tienen.

Los currantes del montón, por muchas proclamas que quieran atontarles sobre el Estado de Derecho como justificación para el aguante, saben que son víctimas de una sanguijuela pegada por decreto a su propia piel. La masa es masa indefensa porque el sistema ha perfeccionado el marketing y una estudiada publicidad hace a los ciudadanos esclavos encadenados al consumo. Los contribuyentes no son sino los modernos galeotes encadenados al servicio de los nuevos emperadores que doran sus carteras y sus rostros desde una cómoda proa de influencias. La mayoría sumisa no se percata de la perversión, porque la sofisticación tecnológica se ha puesto en marcha para controlar la conducta de la voluntad social. Aun así, este cuadro tan atroz no parece tener satisfecho a los ordeñadores de la vida de otros, que insaciables con sus sueldos millonarios, se afanan en el saqueo, sabedores de que si no hay reproche penal, en nada quedará el titular de prensa y pronto se olvidará su caso. Así, como en un juego de ruleta de revolver en las sienes, pasan el peligro sabiendo que no corren mayor riesgo porque el maestro armero desde el Boletín Oficial no ha puesto balas en el cargador. Podemos ver a unos principalísimos negligentes con vehículos blindados y aseados modales tocando la campanilla de Bankia, porque su tranquilidad les dice que luego, tras la alarma en el noticiario, colocarán sus posaderas calentitas en los gruesos almohadones del Banco Santander o en Telefónica y, aquí paz y después... dinero.

La aristocracia bancaria de chanél y caoba vive mullida en connivencia con el aparato político; hay apaño y amaño para hacer todo legal aunque no sea ilegítimo. Mientras, el hambre, el frío, la soledad, el paro y la ancianidad indigente pasan sus últimos aguantes en las colas del desempleo o a la espera de la intervención quirúrgica. ¿Qué hacer ante este cuadro? Lo meditaremos mañana.

Noticias

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Política de Cookies

Este sitio web, al igual que la mayoría de los sitios en Internet, usa Cookies para mejorar y optimizar la experiencia del usuario. A continuación encontrarás información detallada sobre qué son las "Cookies", qué tipología utiliza este sitio web, cómo puedes desactivarlas en tu navegador y cómo bloquear específicamente la instalación de Cookies de terceros.

¿Qué son las Cookies?

Las Cookies son archivos que el sitio web o la aplicación que utilizas instala en tu navegador o en tu dispositivo (Smartphone, tableta o televisión conectada) durante tu recorrido por las páginas o por la aplicación, y sirven para almacenar información sobre tu visita. Como la mayoría de los sitios en internet, los portales web de Vocento utilizan Cookies para:

Recopilar información estadística anónima, como qué páginas has visto o cuánto tiempo has estado en nuestros medios.
El uso de Cookies nos permite optimizar tu navegación, adaptando la información y los servicios ofrecidos a tus intereses, para proporcionarte una mejor experiencia siempre que nos visites.

Las Cookies se asocian únicamente a un usuario anónimo y su ordenador/dispositivo y no proporcionan referencias que permitan conocer datos personales. En todo momento podrás acceder a la configuración de tu navegador para modificar y/o bloquear la instalación de las Cookies enviadas, sin que ello impida al acceso a los contenidos.

¿Por qué son importantes?

Desde un punto de vista técnico, permiten que los sitios web funcionen de forma más ágil y adaptada a las preferencias de los usuarios, como por ejemplo almacenar el idioma, la moneda del país o detectar el dispositivo de acceso.
Establecen niveles de protección y seguridad que Impiden o dificultan ciberataques contra el sitio web o sus usuarios.
Permiten que los gestores de los medios puedan conocer datos estadísticos recopilados en las Cookies para mejorar la calidad y experiencia de sus servicios.
Sirven para optimizar la publicidad que mostramos a los usuarios, ofreciendo la que más se ajusta a sus intereses.

¿Cuáles son los diferentes tipos de Cookies?

Las de sesión expiran cuando el Usuario abandona la página o cierra el navegador, es decir, están activas mientras dura la visita al sitio web y por tanto son borradas de nuestro ordenador al abandonarlo.

Las permanentes expiran cuando se cumple el objetivo para el que sirven o bien cuando se borran manualmente, tienen fecha de borrado y se utilizan normalmente en proceso de compra online, personalizaciones o en el registro, para no tener que introducir nuestra contraseña constantemente.


Por otro lado, según quien sea la entidad que gestione el equipo o dominio desde donde se envían las cookies y trate los datos que se obtengan, podemos distinguir entre Cookies propias y de terceros.

Las Cookies propias son aquellas Cookies que son enviadas a tu ordenador y gestionadas exclusivamente por nosotros para el mejor funcionamiento del Sitio Web. La información que recabamos se emplea para mejorar la calidad de nuestro servicio y tu experiencia como usuario.

Si interactúas con el contenido de nuestro Sitio Web también pueden establecerse cookies de terceros (por ejemplo, al pulsar botones de redes sociales o visionar vídeos alojados en otro sitio web), que son aquellas establecidas por un dominio diferente de nuestro Sitio Web. No podemos acceder a los datos almacenados en las cookies de otros sitios web cuando navegues en los citados sitios web.


¿Cómo puedo configurar mis Cookies?

Al navegar y continuar en nuestro Sitio Web estará consintiendo el uso de las Cookies en las condiciones contenidas en la presente Política de Cookies.

En cualquier caso le informamos de que, dado que las Cookies no son necesarias para el uso de nuestro Sitio Web, puede bloquearlas o deshabilitarlas activando la configuración de su navegador, que le permite rechazar la instalación de todas las cookies o de algunas de ellas. La práctica mayoría de los navegadores permiten advertir de la presencia de Cookies o rechazarlas automáticamente.

Si las rechaza podrá seguir usando nuestro Sitio Web, aunque el uso de algunos de sus servicios podrá ser limitado y por tanto su experiencia en nuestro Sitio Web menos satisfactoria.

A continuación te indicamos los links de los principales navegadores y dispositivos para que dispongas de toda la información para consultar cómo gestionar las cookies en tu navegador.

Internet Explorer™ :

Versión 5
http://support.microsoft.com/kb/196955/es


Versión 6
http://support.microsoft.com/kb/283185/es


Versión 7 y 8
http://windows.microsoft.com/es-ES/windows-vista/Block-or-allow-cookies


Versión 9
http://windows.microsoft.com/es-ES/windows7/How-to-manage-cookies-in-Internet-Explorer-9


Safari™:
http://support.apple.com/kb/PH5042?viewlocale=es_ES


http://support.apple.com/kb/HT1677?viewlocale=es_ES

Google™
https://support.google.com/chrome/answer/95647?hl=es&hlrm=en

Firefox™:
http://support.mozilla.org/es/kb/cookies-informacion-que-los-sitios-web-guardan-en-?redirectlocale=en-US&redirectslug=Cookies

Opera™ :
http://help.opera.com/Windows/11.50/es-ES/cookies.html

Android
http://support.google.com/android/?hl=es

Windows Phone
http://www.windowsphone.com/es-ES/how-to/wp7/web/changing-privacy-and-other-browser-settings

Blackberry
http://docs.blackberry.com/en/smartphone_users/deliverables/18578/Turn_off_cookies_in_the_browser_60_1072866_11.jsp

Si deseas información adicional sobre cómo configurar las Cookies detallada por proveedor o administrar tus preferencias, visita el portal Your Online Choices.