Cronicas del campeon eterno

Wikipedia

El Campeón Eterno, de soltera John Daker, se embarca en otro viaje a través del multiverso, buscando su libertad y su amor, en esta última entrega de la trilogía de fantasía épica de Moorcock Atrapado en una existencia eterna, condenado a luchar para siempre, John Daker es el Campeón Eterno.     Atormentado por los recuerdos de demasiadas batallas libradas durante infinitas vidas, ha tomado el destino en sus manos. Busca a Ermizhad y la llave que le liberará de su cautiverio psíquico.     En una nave oscura pilotada por un timonel ciego, el Campeón Eterno debe enfrentarse a la batalla más oscura de la historia del mundo…

Oona von bek

Son muchos los nombres que nos vienen a la cabeza cuando hablamos de literatura fantástica.  Uno de los primeros suele ser, por supuesto, J. R. R. Tolkien, seguido de cerca por autores como George RR Martin, Patrick Rothfuss, J. K. Rowling, Andrzej Sapkowski, Ursula K. Guin, Terry Pratchett, y muchos otros que se han hecho populares entre el gran público.
Sin embargo, hay un novelista que, aunque es más conocido en el mundo anglosajón, entre los aficionados de habla hispana no lo es tanto. Esto puede deberse a que muchas de sus obras ni siquiera están traducidas a nuestro idioma, o a que no están respaldadas por una trilogía de películas (como El Señor de los Anillos), una serie (Juego de Tronos) o una saga de videojuegos (The Witcher, relacionada con las aventuras de Geralt de Rivia). Pero no pretendo teorizar sobre las razones de este desconocimiento, sino romper una lanza a favor de un novelista que me ha hecho pasar grandes momentos con sus historias, y que revolucionó el género fantástico cuando estaba en pañales. Hablamos, ni más ni menos, que de Michel Moorcock.

Ver más

Este artículo incluye una lista de referencias, lecturas relacionadas o enlaces externos, pero sus fuentes no están claras porque carece de citas en línea. Por favor, ayude a mejorar este artículo introduciendo citas más precisas. (Septiembre de 2013) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)
Muchas de las novelas y relatos cortos de Moorcock se desarrollan en un Multiverso compartido: un conjunto de universos paralelos interconectados, dimensiones de muchas capas, esferas y mundos alternativos, que abarcan desde el Big Bang hasta el Fin del Tiempo y desde la Tierra hasta galaxias lejanas. Todas estas regiones de espacios y líneas temporales paralelas reciben la forma de dos fuerzas metafísicas que se oponen perpetuamente entre sí: La Ley y el Caos, que representan la estasis perpetua y el desorden siempre cambiante. Dado que un predominio claro de la Ley o el Caos borraría toda la vida del Multiverso, una tercera fuerza conocida como el Equilibrio Cósmico impone ciertos límites a los poderes de la Ley y el Caos, que a su vez aseguran la existencia continuada del Multiverso. Se supone que la Ley, el Caos y el Equilibrio no son conscientes, pero se manifiestan a través de seres parecidos a dioses que expresan una u otra faceta de los tres principios cósmicos y, a su vez, estas deidades pueden dar poder a las criaturas mortales como sus heraldos y representantes.

Erekosë

Elric, sin duda. Posiblemente la creación más original de la fantasía: el príncipe albino, condenado y traicionero, que es un débil sin su espada rúnica negra y ladrona de almas, Stormbringer. Al parecer, las primeras historias de Elric se escribieron como cuentos de Conan y luego se refundieron cuando un editor consideró que había posibilidades de crear una nueva serie. Ciertamente, los relatos clásicos de Elric tienen algo de la sensación de antigüedad exótica y antediluviana que retrata la obra de Howard. Elric es también la versión favorita de Moorcock del Campeón Eterno, siendo su menos favorito, curiosamente, Hawkmoon.
El concepto de un “Campeón Eterno”, que tiene potencialmente múltiples identidades en múltiples dimensiones, es fundamental en muchas de sus novelas de fantasía. Esta cosmogonía se denomina “Multiverso” en sus novelas. El “Campeón Eterno” se encuentra en una lucha constante no sólo con las nociones convencionales del bien y el mal, sino también en la lucha por el equilibrio entre el orden y el caos.
Las obras más populares de Moorcock han sido, con diferencia, las novelas de Elric, protagonizadas por el personaje Elric de Melnibone. Moorcock escribió las primeras historias de Elric como una inversión deliberada de los clichés comunes en las novelas de aventuras fantásticas inspiradas en Tolkien (que él despreciaba). La popularidad de Elric ha eclipsado sus muchas otras obras, aunque ha trabajado varios de los temas de las historias de Elric en sus otras obras (las novelas “Hawkmoon” y “Corum”, por ejemplo).

Cronicas del campeon eterno
Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad